Los niños desde el momento en que llegan a nuestras vidas, debemos cuidarlos y protegerlos lo más que podamos ya que ellos son indefensos y pueden estar expuestos a muchos cambios que luego en su adultez puedan influir.

Cuando somos padres uno de los aspectos, o de las etapas que nosotros más tememos es sin duda la crianza de ellos, y más que todo su educación, ya que esta comienza en casa y de cometer un error esto puede afectarles a futuro.

Muchas madres y padres buscan la forma de criar a sus hijos correctamente para que en un futuro estos sean personas de bien y tengan un comportamiento apto para convivir en la sociedad, y esto es lo más correcto.

La educación se empieza en casa, incluso desde muy pequeños; con el paso del tiempo irás asimilando las cosas mejor y por ello queremos hablarte el día de hoy acerca de la importancia que tiene limitarlos.

De tu educación dependerá su futuro

Muchas padres cuando tienen un bebé lo que quieren es mimarlo y darle todo lo que esté al alcance de sus manos, sin embargo consentirlos demasiado puede crear comportamientos que en un futuro serán complicados de remediar.

Como ya lo sabes, un bebé conlleva responsabilidades y una de las más grandes y que los padres deben afrontar es la educación al bebé, criar un bebé de la amanera correcta ayudará a que este cuando sea un adulto se comporte como tal.

Para empezar, como padres debemos darles un poco de libertad a los niños pero también hay que saber reprenderlos cuando sea necesario, así sabrán que no todo lo que se hace es bueno, deben aprender a conocer lo bueno y lo malo.

Para esto es importante establecer límites, y la edad más adecuada es a partir de los 2 años, cuando ya su inteligencia comienza a desarrollarse y nuestro deber es hacer que crezca de la manera más sana y responsable, y enseñarles los límites sin duda ayudará.

Muchos padres cuando hablamos de limitar a sus hijos dicen que esto es como si ellos no los amaran, pero limitarlos es un acto de amor muy grande más bien, ya que con los límites los protegemos de ser adultos irresponsables.

Mamá y papá posiblemente tengan una percepción acerca de la crianza del pequeño pero si hay algo importante es que la palabra “no” debe estar en su día a día, siempre y cuando sea de la forma correcta y no a gritos.

Darle demasiada libertad a un niño a esa edad lo hará crecer así y tus opiniones acerca de su vida no le importarán y es que así lo criaste, nunca le limitaste o lo reprendiste por algo que hizo mal y esto es importante hacerlo aun cuando están pequeños.

Para convencerte de que limitar a tus hijos ésta bien, conoce en que les ayuda:

  • Los hace autónomos: Los niños aprenderán a controlarse a sí mismos dentro de los parámetros impuestos por el adulto, seguirá las reglas y así logrará comportarse dentro de los límites, algo muy importante para la adultez. Debes saber que lleva paciencia crear esto pero vale la pena.
  • Tendrá mayor seguridad psíquica: Al reprenderlos les darás seguridad y ellos se probarán a sí mismos y te probarán a ti, intentarán desafiarte muchas veces para ver si ellos pueden confiar en ti, y tú debes estar allí siempre sin gritos ni violencia, ya que aunque creas que pareces una figura fuerte para ellos no lo serías con ese comportamiento.
  • Establece puntos de referencia: Siempre diles a tus niños lo que pueden y lo que no deben hacer, esto ayudará a que forjen su personalidad.
  • Serán más tolerantes a la frustración: Si decimos que sí a todo, el niño creerá que es Dios y que nadie lo puede parar, todos deberán cumplir sus deseos cuando él quiera y esto es terrible para sus futuras relaciones.
  • Le enseña a vivir en sociedad: Ya sabes que a la sociedad tiene que incorporarse y para ello debe hacerlo de la manera correcta, comportándose bien, y con los límites sin duda lo hará. El niño será más sociable y podrá convivir con otros.

Si quieres establecer límites siempre mantente firme, tú eres la autoridad para ellos, impón reglas y así el niño aprenderá y probará que eres una persona fuerte y te respetará, pero siempre sé amoroso con él, nunca le maltrates, grites o actúes con violencia contra él, ya que en vez de hacerle un bien, le harás mal y te lo reprochará en la adultez. Mantén siempre un equilibrio sano.

Fuente: Ignisnatura