Un postre fácil, rápido y sin la necesidad de un horno; este espectacular postre frío con queso crema y leche condensada es un combinación de los sabores precisos sin la necesidad de añadir nada más.

Esta tarta lleva como ingrediente especial la cuajada, lo que permite que solidifique ligeramente sin la necesidad de usar el horno. También puedes completar esta receta con tus sabores favoritos, añadiendo una decoración a tu gusto.

Ingredientes

Base de galletas:

  • 1 paquete de galletas María
  • 50 gr de mantequilla

Tarta de queso:

  • 250 gr de queso philadelphia
  • 370 gr de leche condensada
  • 200 ml de nata líquida o crema de leche
  • 200 ml de leche
  • 2 sobres de cuajada

Preparación:

1. Triturar las galletas hasta hacerlas polvo y mezclar con la mantequilla, previamente derretida; amasar todo y forrar la base de un molde desmontable con esta masa de galletas. Aplasta con los dedos, procurando que toda la superficie quede a la misma altura.

2. Para el relleno de queso, debes disolver los sobre de cuajada en la leche. Aparte, coloca el resto de los ingredientes en la licuadora y bate hasta integrar. Puedes añadir un poco de vainilla o cualquier otra esencia que te guste.

3. Pon la mezcla en una olla y lleva a fuego medio hasta que hierva. Cuando rompa el hervor añadir la cuajada disuelta en leche y batir nuevamente con ayuda de varillas eléctricas hasta integrar. Esperar que vuelva a romper el hervor y retirar del fuego; es importante batir constantemente.

4. Vaciar la mezcla de philadelphia y leche condensada sobre la base de galletas. Conservar en la nevera al menos una 3 horas hasta que la tarta cuaje y termine de solidificar.

5. Pasado el tiempo, ya puedes sacar el postre de la nevera y disfrutar de su delicioso sabor.

Puedes decorar con una finas líneas de leche condensada por encima o alguna mermelada casera.

Fuente: Deliciasblog