Joey y Kristen son un matrimonio cuya segunda hija, Gianna, tenía un raro desorden en la sangre acompañado de un tumor, mejor conocido como xantugranuloma juvenil, el cual afecta a menos de 5 niños al año. De acuerdo con los registros, la bebé ha sido sometido a 8 cirugías y varios tratamientos de quimioterapia en el hospital infantil de Filadelfia. Los médicos no creían que Gianna sobreviviría.

Pues bien, como católicos devotos, conocer el Papa no es una experiencia que cualquiera llega a experimentar, tal como lo descubrieron ellos cuando conocieron al papa Francisco en Filadelfia en el año 2015. Su experiencia fue muy especial, dado que la eminencia le dio un beso a su hija en la cabeza. Su encuentro único fue un arreglo de último minuto para el matrimonio de Joey y Kristen, pues su amigo, un agente del FBI, ayudaba con la seguridad del evento e hizo lo necesario para que ellos fueran a la ciudad y aprovechasen esa oportunidad sin igual.

La familia sintió que esta oportunidad era realmente especial. Nunca imaginaron el impacto que tendría el momento; sin embargo, a pesar de que por un momento dudaron sobre ir luego de recibir la invitación porque temían que el sistema inmunológico de Gianna estuviese demasiado débil como para soportar la multitud de gente, el médico les dio la aprobación para asistir y ellos se sintieron muy felices de poder ir.

La familia salió hacia el lugar por el que se esperaba que el Papa hiciese su recorrido, vieron que la eminencia venía en dirección de ellos y alzaron a la bebé para que capturase la atención de uno de los guardias de seguridad. El hombre llevó a la pequeña hasta donde se encontraba el Papa, quien le dio un beso en la cabeza. Joey y Kristen estaban muy emocionados al presenciar este momento tan inolvidable.

Luego de eso, su vida regresó a la rutina normal de visitas al médico, pero recibieron una noticia muy inesperada y placentera 6 semanas después, cuando les informaron que las nuevas tomografías de Gianna mostraban que el tumor se había reducido significativamente. Joey le explicó a los medios el cambio abismal que había habido en las radiografías.

El tumor era básicamente una mancha en la pantalla. Era virtualmente invisible.

Los médicos consideraron que ante este desarrollo impactante, se presentaba la posibilidad de que Gianna pudiese sobrevivir. Asimismo, su madre afirmó que las cosas han cambiado mucho para su hija y resaltó que cada día está mejor y más fuerte, ya lanza besos y ha empezado a señalar ciertos objetos.

La posibilidad de un milagro se apoderó de sus mentes, pero el tratamiento médico también jugaba un papel fundamental en el desarrollo de la pequeña. El padre se consideraba muy afortunado y estaba convencido de que se había tratado de un momento divino.

El beso fue el trabajo de Dios, no cabe duda, pero el milagro fue que Él nos diese la plataforma para encontrar médicos que, en últimas instancias, desempeñaron un papel crucial en la salvación de la vida de Gianna.

Fuente: Fabiosa