En este artículo te contaremos una historia alucinante, de esas que parecen de película y crees que solo suceden en un guión:

Damian Aspinall es un millonario y defensor de los derechos de los animales. Y es asombroso el trabajo que hizo con este grupo de gorilas; el reconocido defensor por los derechos dirige una organización que se ocupa del cuidado de gorilas heridos, enfermos o con otros padecimientos.

Una vez que los de la organización encuentran un gorila: lo curan, lo asisten y lo atienden para luego dejarlo en libertad en la naturaleza. Esta agrupación lleva años trabajando animales salvajes.

La historia de Damián

Damián educó a dos gorilas (A Djalta y a Ima) desde que son bebés hasta sus doce años de edad, que fue cuando estuvieron listos para ser soltados en la vida libre de la selva.

Este gran hombre ha trabajado mucho con estos animales y adquirido conocimientos diversos al respecto. También genero un lazo muy especial con ellos y para él es parte de la cotidianidad compartir tiempo.

La historia de Damián y su mujer

Luego de seis años de esto, llegó el día del reencuentro en su ambiente natural. Damián además de reencontrarse con ellos quería presentárselos a su esposa, Victoria.

Él se adentró junto a Victoria en la selva. Para llegar allí tuvieron que pasar aguas llenas de cocodrilos, entre otros animales salvajes. Finalmente llegaron a donde ellos habían plantado su nuevo hogar, con dudas e incertidumbres.

El mágico encuentro entre Damián, su mujer y los gorilas

Cuando Damián se acercó, los gorilas fueron corriendo a su encuentro con los bazos abiertos. La sorpresa mayor fue cuando vieron a su esposa Victoria… Es algo que nunca nadie podrá olvidar luego de verlo. Y seguro Victoria lo guardará en su corazón por siempre.

Definitivamente estos dos gorilas aceptan la aparición de Victoria en la vida de Damián y en su nuevo hogar. En el vídeo se puede ver que la quieren y que están contentos de que ella esté allí.

Moraleja del encuentro: Los animales y la naturaleza son sabios, definitivamente esta es la prueba de ello. No solo reconocieron a Damián después de tantos años sino que aceptaron a Victoria, su mujer amada.

Esta es la prueba viviente de que los animales salvajes también pueden generar vínculos con los humanos, vínculos sanos y de amor. Vínculos de lealtad y compañerismo.

Fuente: Positivomundo