7 Productos de limpieza que nunca debes mezclar

Aunque muchos crean que la combinación de productos de limpieza puede ser una buena idea, en realidad es todo lo contrario. La mezcla de químicos no solo resulta peligrosa para salud, sino que puede perjudicar el estado de las baldosas, muebles o superficies que estés limpiando. Hay productos que simplemente jamás debes mezclar y vamos a explicarte por qué.

La lejía, el vinagre, el jabón o el alcohol son químicos muy fuertes que deben emplearse con sumo cuidado, nunca se sabe las reacciones que estos puedan ocasionar a nivel físico e interno en nuestro cuerpo, así que toma en cuenta nuestros consejos y nunca combines los siguientes productos.

Productos para limpiar de marcas distintas

Productos de limpieza de otras marcas

Cada empresa utiliza fórmulas diferentes para realizar sus productos, no importa si estes utilizando dos químicos que sirven para un mismo fin, por ejemplo, lavar platos, la combinación de estos componentes puede ser totalmente perjudicial.

Agua oxigenada y vinagre en un mismo envase

Agua oxigenada con vinagre

La mezcla de estos químicos, bien sea en un mismo recipiente o al emplearlos, puede generar irritaciones dérmicas, oculares y problemas pulmonares severos.

Vinagre y bicarbonato de sodio

Bicarbonato con vinagre

Si solo los mezclas para limpiar, el resultado no será para nada útil, ambos son totalmente diferentes, el vinagre es un ácido conocido y el bicarbonato es totalmente alcalino, al entrar en contacto se neutralizan. Ahora, si los combinas en un recipiente, harán explosión así que mucho cuidado.

Lejía con otros químicos para limpiar

Lejía con otros productos

Mezclar este producto con lavaplatos, limpiador de inodoros e incluso con aromatizantes producen la creación de gas cloro, la mínima explosión de este nuevo químico produce tos, problemas respiratorios y oculares.

Vinagre y Lejía

Lejía con vinagre

El problema principal de ligar o mezclar la lejía con el vinagre, es que se crean gases tóxicos que van a perjudicar tu salud a nivel general.

Amoniaco y lejía

Lejía con amoniaco

Además de tener un resultado explosivo, los gases que esta mezcla produce ocasiona graves enfermedades respiratorias que difícilmente se pueden curar.

Alcohol e alcohol

Lejía con alcohol en gel

Esto crea cloroformo y ácidos fuertes que dañan al sistema nervioso y psicomotor, además de generar malestares en la garganta, ojos, nariz y órganos como riñones y pulmones.

¡Comparte en tus redes sociales si te gustó!

Fuente.