Todas las personas que asistieron a la exposición de boda en Dubai, tuvieron la gran fortuna de probar una “novia” con un gran valor monetario.

Los invitados de una exhibición de bodas en Dubái tuvieron la rara oportunidad de morder un pedacito de la novia de un valor total de 1 millón de dólares. El autor de este milagro es la diseñadora británica Debbie Wingham, famosa como ‘la diseñadora más cara del mundo’. Y no por nada porta este título, porque ha trabajado en obras que han costado hasta 50 millones de dólares.

Esta novia de pastel tiene una altura de 1.82 metros y pesa aproximadamente 120 kg. Pesaba más que la misma novia y fue un pastel tan grande que seguramente todos se llevaron una buena porción.

En los ingredientes se utilizaron mil huevos y 20 kg de chocolate. Todo el pastel es comestible, incluso la cubierta de 50 kg de confitería rendida.

Los detalles son tan increíbles que se llega a pensar que es una novia de verdad hasta que se observa de cerca; flores y perlas adornan el precioso vestido:

¿Te comerías ese pastel? Imagínate cuanto vale cada rebanada…

Para su creación se utilizaron más de 5 mil flores y le llevó un aproximado de 10 días para decorarlo.

Entre los adornos comestibles se esconden también accesorios auténticos: perlas y brillantes de 3 quilates que valen 200 millones de dólares cada uno; estos fueron utilizados para decorar la cabeza de la novia.

En la siguiente fotografía podemos observar a Debbie posando con un pastel “simple”, menciona ella.

Lo más grandioso y admirable es que esta mujer no sólo hace pasteles, crea increíbles y exclusivos zapatos que lucen bastante exquisitos. Este par cuesta la modesta cantidad de 15 millones de dólares.

Sus trabajos son impresionantes, basta ir a su cuenta de Instagram para darnos cuenta de ello: Debbie_wingham.

¿Qué piensas de sus precios tan elevados? ¿Piensas que estos pasteles lo valen?