La Virgen de Guadalupe es también conocida como la Patrona de toda América Latina, la Emperatriz de las Américas, la Misionera Celeste del Nuevo Mundo y como La madre de las Américas.

Esta Virgen es venerada en México con gran devoción, ya que se han obtenido grandes milagros gracias a sus rezos. Es realmente extraordinaria y benévola.

Poderosa oración para rezarle a la Virgen de Guadalupe

La Virgen de Guadalupe, también conocida como Nuestra Señora de Guadalupe, se festeja el 12 de diciembre. Su principal centro de culto está ubicado en la Basílica de Guadalupe en las faldas del cerro Tepeyac, al norte de la Ciudad de México.

Se cree que apareció ante el indio San Juan Diego Cuauhtlatoatzin, en el cerro Tepetay, y a su tío. En esta nota te te dejamos esta hermosa oración:

¡Oh Madre mía de Guadalupe!
Oh Señora mía Santísima,
hija de Dios Padre, Virgen Purísima,
gloriosa, dulce, bendita,
no nos dejes sin tu ayuda Madre querida,
líbranos de todos los peligros
auxílianos en las necesidades,
resuelve favorablemente
nuestros difíciles problemas
pues sabemos que para ti no hay imposibles

A tu misericordioso corazón,
todo amor, magnanimidad y dulzura,
y ante los pies de tu sagrada imagen
quiero hoy confiar mis difíciles, casi imposibles,
problemas, angustias y penas,
mis necesidades desesperadas
para las que no encuentro salida,
por ser superiores a mis fuerzas humanas
y que tú, como Madre mía, bien conoces.
Problemas para los que no veo solución,
dificultades que me parecen insuperables,
aflicciones que agobian mi corazón
y me hacen sentir abrumado, solo y abandonado,
disgustos, contrariedades y necesidades
que te confío Santísima Madre mía de Guadalupe
para que tú hagas el imposible
de darlas satisfactoria solución:

(Hacer la petición)

Oh gloriosa Madre,
estoy seguro que con tu poder de mediación,
con el amor que sientes por todos nosotros, tus hijos,
con tu inmensa bondad,
no dejaras que la ansiedad y el desconsuelo
que hoy me invade y grandemente me afecta,
quede sin remedio,

En tus manos encomiendo mi vida,
mi fe, mi esperanza, y todo mi ser,
nunca me abandones, nunca me dejes,
Madre dame tu ayuda y protección
y haz que me bendiga el Padre,
el Hijo y el Espíritu Santo

Amén.

Te recomendamos rezar a la milagrosa Virgen de Guadalupe tres Salves, Avemaría y Gloria. Con estas oraciones podrás encontrarte y acercarte a ella.

Fuente: Positivomundo